DISLEXIA Y PSICOANÁLISIS 3/4

Tratamiento de la dislexia: posibilidades y condiciones del éxito.

¿Cómo se “resuelve” la dislexia? ¿Cómo se tratan estas dificultades? La “resolución” de la dislexia se realiza casi siempre a través de otro, ya sea profesor de refuerzo, logopeda, pedagogo, psicólogo, que da soporte, que ayuda y sostiene, que enseña técnicas y que hace de “mediador” entre el disléxico y lo escrito, es decir que este otro, hace intermediar recursos simbólicos que allanan el camino hacia lo que puede ser leído o escrito. Mediador en relación a lo que se lee y escribe pero también mediador con respecto a  la demanda parental y a la demanda escolar.

Esas técnicas o recursos que se aplican, dependen de la edad de la persona.

En los más pequeños se trabaja la conciencia fonológica, la correcta pronunciación de palabras, el deletreo, se trabajan con imágenes que sustituyen o dan apoyo a las palabras y son idóneas  a la hora de memorizar la manera de escribirse de una palabra. (por ej, en catalán “veure” y “beure”, haciendo los dos gestos de la V y de la B con las manos). En mi caso trabajo con juegos en los que aparecen las letras, como puzzles, juegos de memoria, dados con letras para formar palabras, etc. También se pueden formar las letras con plastilina, es decir hacer letras 3D.

Con los más grandes, es decir, último ciclo de primaria y la ESO, se hace hincapié en la comprensión lectora, que es lo que más necesitan para poder estudiar las distintas asignaturas. La comprensión lectora se trabaja a partir de los textos, ayudando a ubicar las palabras claves y las ideas principales y a partir de las mismas construir un nuevo texto, con un vocabulario más accesible y personal, que puede tener diferentes formas: resumen, esquema de flechas, mapa conceptual, etc. La idea es que el niño se “apropie” del contenido y lo personalice con ayuda de quien hace lo que se ha dado en llamar “reeducación” de la dislexia. De alguna manera, el otro que sostiene este trabajo, lo que hace es sostener el deseo de saber y hace de puente, entre el sujeto y las páginas del libro. La mayoría de las veces, el comenzar a obtener algunos éxitos escolares, ese deseo de saber resurge y esas técnicas se empiezan a utilizar con más efectividad. En la reeducación de la dislexia se trabaja también con material audiovisual, haciendo que un niño  por ej. grabe las lecciones para escucharlas después o grabándoselas un adulto. Actualmente hay softwares especializados que “leen” los textos escritos y facilitan esta tarea, de esa manera se puede estudiar escuchando y no solo leyendo. En esta misma vía se utilizan también vídeos sobre historia o juegos interactivos en geografía que nos permiten aprender por otros medios que no son la lectoescritura. De todas maneras, en mi práctica, no siempre decido hacer estas reeducaciones.

Estos tratamientos de la dislexia tienen una condición fundamental: solo producen un efecto positivo cuando se ha puesto a punto el deseo de saber y cuando se establece una transferencia positiva entre ambas partes. No se le puede enseñar nada a quien está decidido a rechazar el saber. Esta transferencia se logra a partir del interés que el que educa pone en el niño, en sus posibilidades, en sus logros, en saber qué lo mueve y qué desea. Se trata de “encender una llama”  y ayudar a mantenerla viva.

Laura Costa

Psicóloga y Psicoanalista

16. noviembre 2017 by Signo Delta
Categories: D-signos, Portada D-Signos | Leave a comment

Haga su comentario

Campos requeridos *